Contribuyentes a la ciencia de la nutrición deportiva: Profesor Ron J Maughan

El Profesor Ron Maughan obtuvo su grado en Fisiología y su PhD en la Universidad de Aberdeen; sostuvo una posición académica en Liverpool antes de regresar de Aberdeen donde estuvo laborando en la Escuela de Medicina por casi 25 años.

 

El Profesor Maughan es un Fellow del Colegio Americano de Medicina del Deporte (ACSM, por sus siglas en inglés) y recibió el Premio de Mención en 2007. También es Miembro de la Sociedad de Fisiología, de la Sociedad de Nutrición, de la Sociedad Bioquímica y de la Sociedad de investigación Médica. Fue el Director del Grupo de Fisiología Humana y Ejercicio de la Sociedad de Fisiología por 10 años y fue Miembro del Consejo de esa organización. Es el Director del Grupo de Nutrición Deportiva establecido por la Comisión Médica del Comité Olímpico Internacional (IOC, por sus siglas en inglés) desde el 2002.

 

Ha sido consejero para UK Sports, UK Athletics, FIFA, entre otros organismos deportivos.

 

Es Profesor Emérito en Nutrición del Deporte y del Ejercicio en la Universidad de Loughborough y en la Universidad de Saint Andrews.

 

Sus intereses de investigación están relacionados con la fisiología, la bioquímica y la nutrición para el rendimiento deportivo, enfocados tanto a la ciencia aplicada como a la investigación básica.

 

Ha sido Editor o Editor Asociado de las siguientes revistas:

          Medicine and Science in Sports and Exercise

          International Journal of Sports Nutrition & Exercise Metabolism

          Journal of Sports Sciences

          Pflugers Archiv-European Journal of Physiology

          Nutrition

          British Journal of Sports Medicine (1990-2005)

          Experimental Physiology (2000-2005)

          European Journal of Applied Physiology (1991-2003)

También es el Director del Diplomado en Nutrición Deportiva impartido por el Comité Olímpico Internacional. (www.sportsoracle.com)

 

Además, ha sido un gran mentor y apoyo para la Federación Mexicana de Nutrición Deportiva.

 

Algunas de sus publicaciones más recientes:

 

Evans, GH, James LJ, Shirreffs SM, Maughan RJ, Optimizing the restoration and maintenance of fluid balance after exercise-induced dehydration. J Appl Physiol, Jan 26, 2017. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28126906

 

Maughan RJ, et al, A randomized trial to assess the potential of different beverages to affect hydration status: development of a beverage hydration index, Am J Clin Nutr Mar 2016. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26702122

Efecto de la ingestión de alcohol en la recuperación posterior a lesiones.

El alcohol afecta virtualmente a todos los tejidos y órganos en el cuerpo, con acciones multifactoriales en las funciones celulares y moleculares. El alcohol por sí mosmo afecta la fnción biológica por la interacción directa con componentes celulares y también debido al efecto directo del metabolismo del alcohol en el sistema oxidativo y en el estado inflamatorio.

El consumo crónico y agudo de alcohol tiene el potencial de afectar la salud y el bienestar. Además de ser un factor de riesgo para eventos que conducen a lesiones y accidentes, también aumenta la morbilidad y la mortalidad después de esos eventos. Los diagnósticos relacionados con el consumo de alcohol están asociados con estancias en el hospital más largas, más complicaciones y mayor gasto médico. Alrededor del 50% de las visitas de adultos a la sala de emergencias están asociadas con la ingestión de alcohol.

Se ha demostrado que el alcohol tiene un impacto negativo en la recuperación después de una lesión o enfermedad. Existen varios mecanismos en los que el alcohol altera las vías de los procesos de reparación en el músculo, en el hueso, en la mucosa gástrica y en la piel.

¿Quieres saber más acerca de los procesos celulares y moleculares que se ven afectados con la ingestión de alcohol?

 

Lee el artículo de Jung et al. 

Hidratación y los riñones

Las piedras en los riñones son cristales de varias sustancias que se forman en el tracto urinario, causando dolor y dañando a los riñones y a la uretra.

Una revisión sistemática (1) encontró que al aumentar la ingesta de líquidos la incidencia de cálculos en el riñón se reduce a un 50%. Otro meta-análisis (2) concluyó que beber más de 2L de agua al día reduce significativamente la incidencia de cálculos renales en más de un 60%.

FUENTES:

(1) Fink HA, Ann Intern Med, 2013;

(2) Fink HA, Eur Urol., 2009.

Conoce más en: www.europeanhydrationinstitute.org